El sector privado da respuesta a la brecha de inversión en innovación

Kaudal participó en una jornada de formación sobre instrumentos de estructuración fiscal coorganizada con Ayming y la Plataforma Tecnológica Española de Construcción

Kaudal, Ayming y la PTEC aunaron fuerzas el pasado 20 de noviembre para seguir dando a conocer la figura del Mecenazgo Tecnológico a las empresas inversoras. En la jornada participaron varios representantes de empresas pertenecientes a la PTEC, como Acciona, IECA o Giteco.

El evento propició un escenario para el debate sobre las ventajas que presenta el instrumento, como la agilidad, el no posicionamiento en el capital de la empresa dueña del proyecto de I+D y el retorno garantizado de la propiedad intelectual a sus autores. En lo que respecta al inversor, constituye una manera directa y avalada por las cuatro grandes consultoras de invertir en responsabilidad social corporativa a cambio de incentivos fiscales

Karin García, directora de Relación con inversores de Kaudal, subrayó que la estructura del Mecenazgo Tecnológico está perfectamente definida y normalizada. También recordó que el ecosistema de innovación en España es aún escaso, aunque el sistema de incentivos fiscales es generoso. “Por ello, instrumentos como el que proponemos, ayudan a impulsar la inversión en I+D”, apuntó.

Karin García, directora de Relación con inversores de Kaudal

Instrumentos como el que proponemos en Kaudal ayudan a impulsar la inversión en I+D.

Karin García, directora de Relación con inversores de Kaudal.

El último informe del Instituto Nacional de Estadística sobre actividades de I+D arroja resultados positivos: España alcanzó en 2018 niveles de inversión previos a la crisis, creciendo un 6,3% con respecto al año anterior. No obstante, el crecimiento es desigual. Esta inversión viene sobre todo de la mano del sector privado, que crece en un 9,3 % si la comparamos con datos de 2017. Mientras tanto, la inversión pública avanza a un ritmo del 4,4 %. Con estos datos sobre la mesa, España queda aún lejos de cerrar la brecha que mantiene con la media de la Unión Europea, cuyo volumen alcanza el 2,3 % de inversión en I+D con respecto al PIB. Además, la misma UE marcó un objetivo del 2 % del PIB en 2020 para nuestro país.

En este contexto, impulsar la inversión privada se revela como una de las vías más propicias para que España no se quede atrás en la carrera de la I+D. Los instrumentos de estructuración fiscal como el Mecenazgo Tecnológico facilitan el apoyo necesario a las empresas para continuar reforzando la economía del conocimiento, aportando crecimiento económico y valor social.

Noticias relacionadas
Menú